Cómo no dejar que tu trabajo acabe con tus sueños –> Mi situación personal

Voy a empezarte a escribir este post como si fuera un anuncio de un medicamento:

  • ¿Sientes que estás trabajando en algo que realmente no te motiva?
  • ¿Luchas por encontrar un camino pero ves limitaciones en muchas partes?
  • ¿No eres feliz y eso te pasa factura durante todo el día?

Mira, de verdad, es lógico que si empiezo así pienses para leer esto me voy porque ya tengo mis penas, pero lo hago por un motivo:

¡Hay un gran % de la población que se siente así!

¿Y qué tiene que ver conmigo? Te preguntarás

Pues porque a veces el “Mal de muchos, consuelo de tontos” funciona y te relaja. Además los síntomas son diferentes en formas pero iguales en fondo.

A mi ese refrán me funcionaba muchas veces, porque sí, a mi me pasó lo mismo, sentí todo eso y mucho más. Sin embargo hubo un momento en mi vida que decidí coger las riendas y empezar a disfrutar con lo que hacía.

Y de eso trata mi post de hoy. Te voy a contar un caso de éxito de cómo replantearte tu nueva vida, pero no uno cualquiera, sino Mi caso de reorientación profesional.

Seré lo más breve posible 🙂

Situación:

Imaginaos esto:

Nos encontramos en 2015

Licenciado en economía y con un Máster. Además habiendo trabajado en 2 multinacionales (Sector servicios profesionales y legal) Hasta parece perfecto. Eso sí:

¿Y si os digo que lo que hacía no me llenaba? ¿Os sonaría esa situación?

Al final eso era lo que pasaba. La “titulitis” me llevó a buenos sitios, no me quejo, pero si a trabajos y tareas que no me aportaban nada. A nivel técnico aprendía cosas pero lo que hacía carecía de sentido para mi, sobretodo porque trabajaba solo con números.

Mi perfil joven, la falta de experiencia y la poca visión de mundo me demostraba que hacía las cosas por una rutina, porque ganaba dinero y porque no quería salir de mi zona de confort.

Arriesgarme no entraba en mis planes. Además llevaba varios años allí.

Sin embargo, hubo varios momentos que me demostraban que no podía seguir en la última empresa. Eran todos aquellos en el que hacía las cosas sin motivación, haciendo por hacer y sin ver una ganancia clara, ya no para la empresa, sino para mi.

Resultado:

Sabía que no valía para ese puesto en concreto, que buscaba algo distinto y lo más importante: Me daba cuenta que trabajaba fatal para ellos, no en comportamiento, que fue óptimo, si no técnicamente.

Solución:

La solución era clara pero difícil de hacer para una persona que estaba acostumbrado a la rutina. Cambiar de trabajo.

De hecho no fue una decisión rápida. Tuve 1 primer amago de irme que se quedó en nada cuando surgió el miedo y la siguiente fue varios meses después cuando después de un error que cometí en un informe que entregué me dije:

Javi, no te mereces más esto, tu trabajo debe hacerte feliz y ahora no lo eres”

Me levanté de la mesa, fui al despacho de mi jefa y le dije al momento que me iba, que esto no podía ser y que no me veía más aquí.

Ella hay que decir que se lo olía, como jefe sabes quién está feliz y quién no, pero a pesar de todo no quiso que me fuera, yo igualmente no iba a dar marcha atrás y así lo hice.

Varios meses después me fui, porque lo había avisado con antelación ya que se me acababa el contrato, y sin ningún problema salí a mi nueva aventura.

Quiero resaltar que estoy muy contento de el trato que me dieron en todas las empresas donde trabajé y que a partir de ahí mi vida dio un giro de 180º.

Resultado:

No quiero mentir, fue un cambio lento, con altibajos, que me ha hecho llegar hasta donde estoy, con lo cual me siento muy feliz.

En ese momento te puedes plantear el hecho de si dejarlo todo es la mejor opción y en mi caso ahora mismo no me arrepiento. Eso sí, tu caso no debe ser igual al mío. Y

Yo lo hice así y lo único que no hice bien, es el hecho de crearme un plan de futuro, con objetivos claros, concretos y concisos que me ayudasen a seguir una estrategia y un camino, por eso te recomiendo que lo lleves a cabo tú antes de hacerlo. Todo es mucho más fácil!

Con esta mini historia os quiero animar a conseguir vuestro objetivo de cambiar de trabajo y ser felices. Se puede conseguir y aunque no sea fácil puede ser un punto de inflexión en vuestra vida.

Animaros a luchar por vuestros sueños 🙂

5 comentarios sobre “Cómo no dejar que tu trabajo acabe con tus sueños –> Mi situación personal

  1. Esta historia no sirve de nada… No hay consejos que pueda aplicar alguien que desee realizar el cambio, no dices que lograste ni como pudo suponer tan buena idea realizarlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s